domingo, 17 de abril de 2011

Confesiones de un inglés comedor de opio



Cierto es que también el vino, en algunas personas y hasta cierto punto, tiende a exaltar y fortalecer la inteligencia; yo mismo, que nunca he sido gran bebedor de vino, encontraba que media docena de vasos afectaban para bien mis facultades, aclaraban e intesificaban la sensibilidad y daban a la mente la sensación de ser "ponderibus librata suis": y sin duda es absurdo decir, como en la expresión popular inglesa, que alguien está disfrazado por el vino cuando, por el contrario, la mayoría de los hombres están disfrazados por la sobriedad y solo al beber muestran su verdadero carácter, lo cual seguramente no es disfrazarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada